Antes de empezar… Ordénate​

Cuando quieres empezar un proyecto personal o profesional, 

 

¿Eres de los que empiezas a salto de mata o de los que te paras a ordenar ideas, emociones y espacios?. 

Dos maneras de hacer que te llevarán por caminos diferentes…como la vida misma. ¿El resultado final? Depende de tantas cosas ...de qué depende...

 

Muchos factores internos y externos influyen en el resultado de un proyecto, lo que sí está claro es que la fuente que da inicio a cualquier acción de autoexpresión comienza por el principio… ordenando lo que hay en ti. 

 

 

Mira un momento a tu alrededor,

 

 

¿Que estás viendo? ¿Que podría decir de ti el espacio donde te mueves a diario?.

 

El orden exterior que provocas refleja el nivel de orden que guardas en tu mente. Algo similar a lo que ocurre con todo aquello que guardas y acumulas generando desorden en tu entorno, ocurre con los diferentes pensamientos y recuerdos que vas acumulando en tu mente con el tiempo y que no te permiten ver con claridad lo que necesitas ver. Esa falta de transparencia mental se proyecta en tu entorno personal y laboral induciendo al caos que te hace perder el orden día tras día. ¿Cómo te sientes en mitad del desconcierto?.

 

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias que dan forma a nuestra personalidad y carácter. De todo lo vivido poco podemos hacer para cambiarlo y aunque sientas que algunas experiencias han sido erróneas, siempre hay un aprendizaje que puedes extraer de ellas. Toma conciencia de lo que cada una te ha aportado y el resto deséchalo como al suéter de color amarillo que tiene agujeros en la manga. 

 

Haz lo mismo con todos aquellos pensamientos y emociones recurrentes y limitantes que no dejan espacio a nuevas formas de pensar y de sentir e invita a la mente a descubrir ideas originales y retadoras. Evita así el estrés, el cansancio y la pérdida de concentración que todo ese desorden genera en ti.

 

Si pudieras… ¿Qué limpiarias de tu mente? 

De poco sirve tener pensamientos de experiencias negativas que pesan, que limitan y que ocupan espacio así como tener pensamientos desordenados que no nos dejan acceder a los que sí nos interesan. Deja sólo las ideas que te sirven, las que te aportan, las que te impulsan a la acción y te llenan de motivación y energía.

 

Esos miedos que te impiden avanzar hacia lo que te importa… deséchalos. 

 

Esas emociones negativas que te frustran… tíralas. 

 

Esos prejuicios y estereotipos que te bloquean para conocer nuevas estrategias... elimínalos también.

 

Ordena tu mente, define con claridad lo que quieres y lo que no, ejecuta de manera eficiente proyectando pensamientos en la dirección determinada y genera así un movimiento de dentro hacia fuera que pueda ser visible en tu entorno.Y no es que orden sea un imperativo para funcionar sino que genera una secuencia que tiene ritmo y permite avanzar generando una energía que te impulsa a seguir con el proyecto que tienes entre manos.

 

Vivir es tomar decisiones casi a diario, algunas veces acertamos más otras menos, conlleva coger caminos que nos sorprenden y otros que nos pierden y siempre, siempre hay un orden intrínseco en todo ello… nuestro orden interior… la brújula que nos lleva donde tengamos el propósito de ir.