¿Quieres aprender a valorARte?​

El valor de ser tú, honestamente tú y ser capaz de vivir cada circunstancia que va apareciendo en la vida confrontando y aprendiendo para seguir avanzando mucho más en tu propio camino requiere coraje y valor y sobre todo mucha pasión por seguir siendo tú. Si le añadimos la fortuna ser mujer, condición natural para crear desde otro lugar y tener una visión claramente diferente a la masculina, a veces todos estos factores no hacen sino más que crear historias fascinantes.

 

Ser mujer en un mundo de hombres…podría ser una manera de introducir la figura de Hillary Clinton sin hacer especial hincapié a su trayectoria política sino más bien a su legado en valores humanos y a como su lucha por ser ella me ha inspirado.

 

Le ha tocado vivir una vida donde siempre se le ha juzgado por ser mujer y destacar en un mundo dominado por hombres como son las leyes y la política. Sin entrar en su trayectoria política en detalle destacar algunos datos relevantes como que se graduó en Derecho en la Universidad de Yale y fue la primera mujer en ocupar un cargo ejecutivo dentro de una de las más prestigiosas firmas de abogados (Rose law); siguió trabajando cuando su marido ejercía como gobernador en Arkansas y fue duramente criticada por ello por no quedarse en casa haciendo galletas para el té. Cuando era primera dama se presentó para gobernadora en el estado de New York y fue elegida siendo de nuevo la primera mujer en conseguirlo. En su carrera política siempre fue juzgada por ser mujer y la mujer de y así hasta ser la primera mujer en presentarse en las pasadas elecciones del 2016 a la presidencia de los EEUU por el partido demócrata frente a Donald Trump.

 

El resultado fue “ la victoria de la ignorancia” como hemos podido comprobar estos años. El poder ver la incapacidad, el desconocimiento y la incompetencia de relieve nos pone delante la oportunidad de ver hacia dónde nos lleva y poder decidir qué camino tomar.

 

 

¿Que hubiese ocurrido si hubiese ganado Hillary Clinton?.

 

Nunca lo sabremos pero seguro que sus valores habrían actuado como un escudo de contención ante tanta ignorancia y falta de visión de global. Porque era una mujer  de principios de alto valor progresista y de mirada larga capaz de generar cambios en la sociedad en todos los niveles. Era una mujer que tenía el foco puesto en el cambio y la evolución y en sus ideales estaba el transformar la base de las personas para crear una sociedad de futuro llena de oportunidades sin discriminación por raza, sexo  o condición económica. 

 

 

¿Sabes qué es lo primero que llega antes que tú a los demás y que es muy difícil de cambiar? 

 

Es tu reputación, la idea o concepto que la gente tiene sobre ti. Este concepto se va creando principalmente por el peso de tus hechos y sobre todo por las consecuencias que genera. El legado da forma a tu persona y es lo que la gente te atribuye cuando piensa en ti. 

 

Del legado de Hillary me resuenan muchos valores imprescindibles para vivir siendo uno mismo como trabajar de manera apasionada por lo que uno siente, el no rendirse nunca a pesar de las dificultades que aparecen por el camino, el tener el coraje y la ambición por ser cada vez mejor persona y el desarrollar una actitud positiva e ingenua que te lleve siempre a una mente abierta.

Ser capaz de imaginar que se puede llegar más allá de lo que conoce tu mente,

ser generoso con los que te acompañan y también con los que se van de tu lado, defender el feminismo como una oportunidad para luchar por la igualdad, abrazar la diversidad y poner en valor la capacidad de las mujeres para dirigir y gestionar procesos de cambio de alto valor humano y económico.

 

 

¿Y a dónde me lleva toda esta reflexión? 

 

A visualizar la creación de un proyecto como ARquitectura Humana que refleje una nueva visión capaz de dar la vuelta al mercado laboral para poner en valor lo que realmente lo tiene, que es que las personas brillen haciendo lo que han venido a hacer y que además disfruten y evolucionen compartiéndolo y haciéndolo visible al resto del mundo. Porque de esto va el cambio y el progreso, de hacer las cosas de manera auténtica y con un valor real más allá del económico, sino más de lo mismo, demasiada titulitis aburrida que no es más que una pequeña parte de la reputación que siempre nos adelanta.

En este proyecto, en fase embrionaria y de esencia femenina trabajamos su desarrollo junto a un gran equipo de hombres y mujeres que trabajan con gran pasión por crear una comunidad ideal para que arquitectos y arquitectas, profesionales y empresas se conozcan y trabajen codo con codo por sus sueños....

 

We ARe so close… ya que dando el máximo siempre estarás cerca de conseguirlo...