¿Entrenas para llegar a ti?​

Cuándo quieres aprender algo, ¿por dónde empiezas?. Antes de iniciar cualquier tipo de proceso ya sea terapéutico, de coaching o de desarrollo personal, necesitas saber desde dónde partes y con qué cuentas. El éxito o fracaso vendrá en parte determinado por el conocimiento que tienes de la situación inicial de partida, de las circunstancias que te rodean, de los recursos con los que cuentas y del conocimiento adquirido por las soluciones propuestas anteriores que no dieron buen resultado. Y esto ya es mucho saber, no siempre se hace este análisis por uno mismo. Si das con la clave, jugada perfecta!! Pero no siempre esto es lo que ocurre...

 

Muchas ideas, proyectos, anhelos de cambio apenas comienzan sin ser conscientes de por donde viene el autosabotaje y abandonamos generando así una sensación de frustración que vamos acumulando a costa de nuestra autoestima y motivación. ¿Te has visto en esta situación alguna vez?.

 

Todos en algún momento nos detenemos y abandonamos los proyectos o procesos de cambio sin pararnos a pensar y averiguar dónde estuvo el fallo. Hace falta tiempo, ganas y mucho autoanálisis para saber donde uno se perdió antes de empezar nada.               Un momento para parar y pensar más allá de los resultados obtenidos y profundizar en quién estuvo manejando los hilos en el teatro…

 

¿Cuánto tiempo te dedicas a observar de manera profunda tu manera de actuar y reaccionar ante determinadas situaciones?  

 

¿Qué patrones de pensamientos o registros emocionales manejas cuando tienes que enfrentarte a situaciones complejas o incómodas?.

 

Si no te paras a conocer cómo eres y actúas, ¿Con quién te embarcas y depositas toda tu confianza al inicio de cualquier viaje? No puedes contar contigo si no sabes con quién te vas a encontrar en los momentos clave, no crees?. En el día a día apenas hay ese espacio de autoobservación como tampoco la guía para poder hacerte las preguntas pertinentes con la intención de descolocar a tu mente y sacarla así de su zona de poder y control en la que a diario está sumergida con todas las respuestas diplomáticamente correctas sobre quién eres y qué hacer sin riesgo alguno.

 

Claro, lo bueno no llega sin riesgo, y salir de tu traje hecho a medida a veces cuesta mucho dinero porque tu precio y lo que piensan de ti tiene un valor aunque no sea el auténtico. Así que si tienes coraje y quieres saber quién está detrás de todo lo que haces entra en el espacio de silencio que te facilita parar y observar con distancia para verte con claridad. ¿Cómo si no aumentas la visión acerca de lo que no puedes ver? Al ampliarla podrás tomar decisiones de cambio y empezar a moverte en la dirección deseada con nuevos argumentos distintos a los habituales sabiendo que te impulsa y motiva en el día a día. 


 

 

No hay nada que entrenando puedas conseguir si antes no empiezas por el principio y te entrenas a ti mismo. Sólo es cuestión de tiempo que algo o alguien te confronte fase to fase para poder avanzar cómo parte del proceso de aprendizaje de cualquier situación en cualquier ámbito.

 

¿Crees que te escaparas o que no te ocurrirá?  Siento decirte que antes o después siempre ocurre… 

 

Antes incluso que definir un objetivo, aterrizar alguna idea o mejorar cualquier competencia o habilidad social se hace necesario definir y saber quién eres. 

Sólo se necesita un espacio donde lo único importante sea observarse para conocerse en profundidad. Y esto es lo que trabajo al inicio de cualquier proceso de cambio, a nivel psicológico, emocional o de desarrollo de competencias, generando junto a ti ese espacio de confianza y silencio necesario para guiarte hacia la autoobservación y que puedas saber un poco más acerca de quién eres. Desde ahí podrás acercarte cada vez más hacia lo que realmente necesitas para sentirte mejor que no siempre es lo que crees saber. 

 

Muchos beneficios te llevarás al desarrollar y conocer  tus capacidades y fortalezas, una mayor confianza y autoestima que hará que tomes más riesgos, nuevos retos y sobre todo disfrutar mucho más de todo ello. Pero lo realmente importante es el espacio que te das para llegar a ti y entrenarte para la vida antes de que te pille con la guardia baja.

 

Así que te invito a que te des ese espacio si sientes curiosidad por saber un poco más de quién hay detrás de ti para poder presentarlo… estaré encantada de conocerte!!.