“No me quiero poner intensa… pero odio mi vida”.​

Frase genial de la serie Nasdrovia sobre dos abogados en plena crisis de los 40 (me encanta Leonor Waltling). He de reconocer que me encantó la frase porque yo también me pongo intensa y sobre todo cuando hablo de mi vida.

 

 

¿Y quien no se pone intenso o intensa cuando se da cuenta que su vida no le gusta y que se quiere cambiar por la vida de otras personas?.

 

 

Puede que una crisis personal o un momento puntual te haga reflexionar sobre si eres feliz o no con tu vida y querer cambiar algo. Ahora, viviendo en un mundo de apariencias donde nada es lo que parece a primera vista…preferiría cambiar mi vida que cambiarme por la vida de nadie.

 

 

“No me quiero poner intensa..” Ella ya sabe que se está removiendo por dentro, que hay algo que le inquieta, que no está a gusto con su cuerpo, con su cabeza, con sus sensaciones diarias. Ya se siente en un punto álgido de intensidad y avisa antes de empezar la conversación…. ¡¡Hazte predecible!!. Es muy buen comienzo en una conversación para preparar a tu adversario y que se ponga en posición y sobre todo, en actitud para contenerte. Avisas de que vas fuerte y de esta manera tú también te permites soltar la tensión que llevas dentro bien canalizada a través de un discurso claro y contundente.

 

“...pero odio mi vida”. ¿Y quién no en algún momento ha tenido este pensamiento?. Las crisis personales no entienden de edad aunque es verdad que suele haber ciclos o etapas de la vida donde la conjunción de varios factores puede propiciar el inicio de una. Una crisis es un momento clave que te refleja la necesidad de un cambio en alguna dirección nueva o diferente y te indica que ya no se sostiene por mucho tiempo la situación actual.

 

 

En esta frase creo que hay dos factores importantes que predisponen a la acción: una mezcla de insatisfacción/cansancio/ frustración junto con un alto grado de intensidad de querer un cambio. Todo esta energía emocional actúa como impulso para generar un movimiento a través del cual se generará un cambio que permitirá ampliar la conciencia de tu realidad. Nada sobra... siempre digo que las emociones informan sobre algo importante que te está pasando para que no te olvides de ti.

 

Así que con esta frase de película pero tan real como la vida misma, te invito a que me compartas en qué punto de intensidad se encuentra tu vida y cómo de importante es para ti empezar a moverte para cambiarla.

 

 

De esta manera comienzo mis sesiones de coaching personal/ejecutivo, creando un espacio para abrir los ojos a tu realidad actual, ampliando la conciencia que tienes de ella a través de preguntas que quizás antes no te habías hecho. A partir de ahí, tu decides que quieres hacer con ello. 

 

 

Cuando quieras, comenzamos! 

 

Mónica