Trae olor a Primavera... si tú.​

A veces y sólo a veces, en esas circunstancias que mientras las vives no tienes la suficiente claridad de saber que marcarán un antes y un después en tu vida, sólo entonces… dejar de ser lo que se ES para ser lo que sea necesario SER es una decisión que puedes elegir de manera consciente.

 

Cuando esta circunstancia que nos rodea nos invita de manera imperativa a rendirnos… si, sé que es una palabra que genera rechazo pero no hablo de un rendirse pasivo sino de una rendición inteligente ante la Vida en mayúsculas que  te lleva a un estado de relajación que permite abrirse a nuevas formas de actuar.

 

Detener a la mente agotada de buscar la explicación al problema moviéndose como un mono de un lado a otro y colocarnos en una neutralidad centrada en el corazón, puede movernos hacia nuevas opciones de aprendizaje.

 

La realidad a través de un virus que tiene unas extensiones encima de su núcleo que se asemejan a la Corona Solar nos está provocando y confrontando como sociedad a nivel mundial y está en nuestra respuesta elevarnos ante tal desafío… y quizás de manera paradójica… coronarnos como seres humanos.

 

Es momento de tomar decisiones que no hayamos tomado antes para así parar la inercia de nuestra vieja forma de ser y enfocarnos en SER lo nuevo que se necesita para estar a la altura de la demanda.

 

Esto implica mirAR hacia delante por difícil y compleja que sea la situación sin caer en la angustia ni en la depresión por lo que fue y permitirte disfrutar el misterio y la incertidumbre de descubrirse y de ser ese nuevo tú que trae olor a primavera…

 

En estos momentos, la capacidad de aprender puede ser nuestra única ventaja competitiva frente a nosotros mismos.